Ir a contenido
Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre Compra Ahora y Paga en Septiembre
Cómo limpiar un colchón: Guía práctica

Cómo limpiar un colchón: Guía práctica

¿Cómo limpiar un colchón? Guía definitiva

Todos sabemos los beneficios de contar con un un buen colchón para tener un buen descanso. mantenerlo limpio es clave para evitar problemas de salud como alergias o enfermedades de la piel, pero el asunto es cómo hacerlo sin poner en riesgo la tela. 

En esta guía conocerás todo al respecto de una forma simple pero efectiva.

 

¿Cómo limpiar un colchón? Materiales que necesitarás

No te preocupes, no encontrarás acá materiales que no puedas conseguir en tu propia cocina, baño; o en la tienda más cercana:

  • Aspiradora con accesorio para tapicería.
  • Bicarbonato de sodio.
  • Detergente suave o solución de limpieza para tapicería.
  • Agua.
  • Atomizador.
  • Toallas o paños limpios.
  • Funda de colchón impermeable.

Pasos para limpiar tu colchón

Ya tienes lo que necesitas para comenzar a eliminar ácaros de tu colchón y todo el polvo y manchas difíciles de quitar, así que manos a las obras.

Aspirar el colchón

Aspirar el colchón es un paso crucial en la limpieza para mantener un ambiente de descanso saludable. Utilizando una aspiradora con un accesorio para tapicería, se eliminan eficientemente el polvo, los ácaros y otros alérgenos que se acumulan con el tiempo. 

Prestar atención a áreas propensas a la acumulación, como pliegues y costuras, garantiza una limpieza completa y aspirar con regularidad, al menos una vez al mes, es fundamental para prevenir la proliferación de alérgenos y mantener el colchón en condiciones óptimas.

Es simple, aspira toda la superficie, prestando especial atención a las áreas con manchas o acumulación de polvo.

Tratar manchas específicas

Si hay manchas visibles, trata de eliminarlas con una solución de limpieza suave. Evita el uso de productos químicos fuertes que puedan dañar el colchón.

Este paso es esencial para mantener su frescura y limpieza. Aplicar la solución en un paño limpio y tamponar suavemente sobre la mancha ayuda a eliminarla sin saturar el colchón con líquido. 

Es crucial no frotar con fuerza para evitar la propagación de la mancha. Este paso, combinado con técnicas de aspiración y desodorización, asegura un colchón limpio y libre de manchas. Mezcla agua con detergente suave y aplica la solución en la mancha con un paño limpio.

Desodorizar con bicarbonato de sodio

Al esparcir uniformemente bicarbonato de sodio sobre la superficie del colchón, se absorben eficazmente los olores y la humedad. 

Pero debes dejar actuar el bicarbonato de sodio durante varias horas, preferiblemente durante la noche, para maximizar su capacidad de desodorante. 

Luego aspira completamente el bicarbonato de sodio con la aspiradora. Asegúrate de eliminar cualquier residuo.

Ventilar el colchón

Después de realizar los pasos de limpieza, permitir que el colchón se ventile durante varias horas es fundamental. 

Este tiempo de ventilación ayuda a eliminar cualquier residuo de limpieza y permite que el colchón recupere su frescura natural. 

Pero debes elegir un área bien ventilada, preferiblemente con acceso a la luz solar, así maximizas los beneficios de este paso. Nada mejor que el aire libre y el viento para que tu colchón saque toda la humedad y eliminar olores desagradables.

Protege el colchón

Ahora que tienes el conocimiento sobre la limpieza de un colchón, tu trabajo caerá en saco roto si no proteges tu esfuerzo, es por eso que es el momento de preservarlo. 

 

Una vez que se haya secado por completo, envuélvelo con un protector. De esta manera, simplificarás futuras tareas de limpieza y lo resguardarás contra posibles derrames, acumulación de suciedad y cualquier otra mancha.

 

Usa sábanas ajustables

El empleo de sábanas ajustables, su lavado periódico y el mantenimiento de la limpieza en el entorno cercano al colchón son prácticas efectivas para prevenir la acumulación de polvo en el mismo. 

En este sentido, cubrir tanto colchones como somieres con fundas proporciona una medida adicional para evitar la instalación de ácaros del polvo. 

Esta precaución resulta especialmente beneficiosa para aquellos que padecen alergias o asma, ya que contribuye a crear un ambiente de descanso más saludable y libre de posibles desencadenantes alérgicos.

¿Qué hago si las manchas persisten?

Quitar manchas de un colchón puede ser un verdadero dolor de cabeza, además, requiere un enfoque cuidadoso y eficiente. 

En primer lugar, identifica el tipo de mancha para determinar el método de limpieza más adecuado. Para manchas líquidas, como orina o derrames, absorbe el exceso de líquido con toallas de papel o un paño limpio. 

Evita frotar para no propagar la mancha. Luego, mezcla una solución suave de agua y detergente y aplica con un paño, trabajando desde el exterior hacia el centro. 

Las manchas de sangre pueden abordarse con una mezcla de agua fría y sal. Para manchas de comida o grasa, usa talco o maicena para absorber y luego cepilla suavemente. 

En todos los casos, espolvorea bicarbonato de sodio sobre la mancha y deja reposar antes de aspirar. Ventila bien el colchón para asegurarte de que se seque por completo. 

Nunca está de más consultar las instrucciones del fabricante del colchón y prueba cualquier solución en una pequeña área no visible antes de aplicarla ampliamente. Al abordar las manchas de manera rápida y cuidadosa, puedes mantener tu colchón limpio y fresco para un mejor descanso.

Artículo anterior Tamaños de colchones
Artículo siguiente Colección Lúmina: Muebles modernos y contemporáneos – Jamar