Ir a contenido
Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025 Compra Ahora y Paga en 2025
Como limpiar muebles de tela

Como limpiar muebles de tela

¿Cómo limpiar muebles de tela? 10 ideas efectivas

Las piezas de tela son una opción popular por su comodidad y estilo, pero mantenerlas limpias puede ser un desafío. ¡Hasta ahora! Estas 10 ideas sobre cómo limpiar muebles de tela son la solución que esperabas sin mayor esfuerzo.


1. El aspirado debe hacerse de forma regular

No quiere decir que tengas que ser un esclavo de tu mueble, pero entiende que el aspirado regular es fundamental para mantenerlos en excelentes condiciones. 


Este método sencillo y efectivo ayuda a eliminar el polvo, la suciedad y las migas que se acumulan diariamente, preservando tanto la apariencia como la vida útil de la tapicería. 


Para lograr una limpieza óptima, utiliza el accesorio de tapicería de tu aspiradora, diseñado específicamente para alcanzar los pliegues y las áreas de difícil acceso. Realiza movimientos suaves y uniformes, asegurándote de cubrir toda la superficie del mueble. 


No olvides aspirar también las áreas ocultas, como los cojines y las esquinas, donde la suciedad tiende a acumularse. Para obtener los mejores resultados, se recomienda aspirar al menos una vez por semana, y con mayor frecuencia si tienes mascotas o si los muebles están en áreas de alto tráfico.

 2. Cepillado suave

Usar un cepillo de cerdas suaves hace que puedas limpiar las fibras del tejido sin dañarlas, muy útil para remover partículas que no pueden ser eliminadas con una aspiradora, y es una excelente forma de revitalizar la apariencia de la tela entre limpiezas profundas. 


Para cepillar adecuadamente, selecciona un cepillo de cerdas naturales que no sean demasiado rígidas y comienza cepillando en una sola dirección, siguiendo la trama del tejido para evitar que las fibras se deshilachen. 


Lo mejor es cepillar áreas pequeñas y trabajar metódicamente para asegurar que toda la superficie quede limpia.


Incorporar este hábito a tu rutina de limpieza semanal mantendrá tus muebles con un aspecto fresco y nuevo, además de hacer más fáciles y efectivas las limpiezas más exhaustivas cuando sean necesarias.


3. Limpieza con bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un aliado poderoso, para usarlo, primero espolvorea una capa uniforme sobre la superficie del mueble, cubriendo bien todas las áreas, especialmente las que presentan manchas o olores. 


Deja actuar el bicarbonato durante al menos 15-20 minutos; este tiempo permitirá que absorba las manchas y los malos olores. Luego, utiliza una aspiradora para eliminar completamente el bicarbonato junto con la suciedad y los residuos absorbidos.


Para manchas más difíciles, prepara una pasta mezclando bicarbonato de sodio con una pequeña cantidad de agua. Aplica esta pasta directamente sobre la mancha, dejándola actuar durante unos minutos antes de frotar suavemente con un paño húmedo o un cepillo de cerdas suaves. 


Una vez que la mancha haya sido tratada, limpia la zona con un paño limpio y húmedo para retirar cualquier residuo de bicarbonato y dejar secar al aire.


4. Solución de vinagre y agua

La solución de vinagre y agua es una opción efectiva y natural para limpiar muebles de tela. Para prepararla, mezcla partes iguales de vinagre blanco y agua en un pulverizador y luego rocía la solución sobre las áreas afectadas y deja actuar durante unos minutos para que el vinagre descomponga las manchas y los residuos. 


Después, utiliza un paño limpio y seco para absorber la solución y las manchas disueltas. Lo que hace el vinagre blanco es desinfectar y desodorizar, además de ser seguro para la mayoría de los tipos de tela. 


Sin embargo, es recomendable probar la solución en una pequeña área poco visible antes de aplicarla sobre toda la superficie del mueble, para asegurarte de que no cause decoloración ni daño.


Después de limpiar con la solución de vinagre y agua, deja que los muebles se sequen al aire libre.


5. Detergente suave

Diluye el detergente en agua tibia y humedece un paño limpio en la solución resultante. Luego, frota suavemente la superficie del mueble en movimientos circulares, centrándote en las áreas afectadas.


Evita mojar demasiado la tela, ya que el exceso de agua podría dañar las fibras y causar decoloración. Después de limpiar con detergente, utiliza otro paño limpio y húmedo para eliminar cualquier residuo de detergente y asegurarte de que la tela quede completamente libre de productos químicos.


Una vez completada la limpieza, deja que los muebles se sequen al aire libre, lejos de la luz solar directa y fuentes de calor, para evitar que la tela se encoja o se dañe.


6. Limpieza con alcohol isopropílico

Este método es especialmente útil para eliminar manchas de tinta, grasa o cualquier tipo de suciedad que sea resistente a métodos más suaves. 


Para aplicarlo correctamente, humedece un paño limpio con alcohol y luego frota suavemente la mancha con movimientos circulares. Trata de realizar esta acción con cuidado para no frotar demasiado fuerte y dañar la tela.


Una vez que hayas tratado la mancha, utiliza otro paño limpio y húmedo para eliminar cualquier residuo de alcohol.


Este método es ideal para manchas difíciles que no responden a otras técnicas de limpieza más suaves, y ayuda a mantener tus muebles en buenas condiciones sin comprometer su integridad estructural ni estética.


7. Utiliza productos específicos para tapicería

Estos son productos diseñados para eliminar eficazmente la suciedad y las manchas sin dañar las fibras delicadas de la tela.


Para usar un limpiador de tapicería, primero prueba el producto en una pequeña área oculta del mueble para verificar la compatibilidad y evaluar cualquier posible reacción adversa. 


Una vez confirmado que es seguro, aplica el limpiador sobre la mancha o área sucia según las indicaciones del envase. Usa un cepillo de cerdas suaves o un paño para frotar suavemente y trabajar el producto en la tela.


8. Limpieza a vapor

La limpieza a vapor ayuda a desinfectar la tela al tiempo que elimina la suciedad incrustada y las manchas difíciles.


Para limpiar con vapor, pasa lentamente la boquilla sobre la superficie del mueble, el vapor penetra en las fibras del tejido, disolviendo la suciedad y facilitando su extracción sin necesidad de productos químicos adicionales.


Después de limpiar, deja que los muebles se sequen completamente al aire libre y evita colocarlos bajo luz solar directa o cerca de fuentes de calor para prevenir daños.

9. Tratar las manchas rápidamente

Más que una idea de limpieza, es una recomendación. Cuando ocurra un derrame o mancha, actúa rápidamente absorbiendo el exceso de líquido con un paño limpio y seco. 


Evita frotar la mancha para evitar que se extienda o se impregne más profundamente. En lugar de eso, presiona suavemente para absorber la mayor cantidad posible de líquido.


Una vez absorbido el exceso de líquido, utiliza un producto de limpieza suave y adecuado para el tipo de tela. 


Después de tratar la mancha en tu mueble, limpia el área con un paño húmedo para eliminar cualquier residuo de producto de limpieza y deja secar al aire.

 

10. Proteger la tela

Una forma efectiva de hacerlo es aplicando un protector de tela adecuado. Estos productos forman una barrera protectora que ayuda a repeler líquidos y prevenir la absorción de manchas profundas en las fibras.


Para aplicar el protector trata de cubrir todas las áreas y permite que el protector se seque completamente antes de usar los muebles.


De ser posible, evita colocar tus muebles en áreas muy concurridas donde puedan estar expuestos a un desgaste excesivo.


Ahora que sabes cómo limpiar muebles de tela, puedes disfrutar buenos momentos en tus piezas por muchos años más, manteniéndolos siempre como nuevos.

Artículo anterior El mejor colchon para dormir
Artículo siguiente Decoración de sala con muebles negros